Siempre es un buen momento para un trago de whiskey. Esta bebida alcohólica que proviene de la malta fermentada de granos de diversos tipos y añejada en barriles de roble, hoy por hoy es una de las más populares del mundo.

También conocido como “agua de vida” (origen celta), el Whisky se ha convertido con el paso del tiempo en la bebida preferida en muchas partes del mundo. Para celebraciones, tragos entre amigos o simplemente para cerrar un día en solario, esta bebida “inunda” cada vez más los paladares por su delicioso sabor.

Inicialmente, el whiskey, con más de 4000 años de historia, es una bebida que se originó en Irlanda pero rápidamente se expandió a otros países como Escocia y Estados Unidos. Hoy, son varias las naciones que disponen de una versión que se diferencia entre sí tanto en región, añejamiento y algunos ingredientes.

Pero ¿Cuáles son las diferencias entre los 5 países referencias? ¿El sabor cambia mucho? Continúa leyendo.

Irlanda

El origen de todo. A diferencia de la versión vecina escocesa, el whisky irlandés es más suave, con tonos ahumados. Para poderse considerar Whisky Irlandés se añeja durante un tiempo de 3 años en barricas de roble.

También existe una diferencia en el nombre. Y es que para diferenciarlo del escocés, en Irlanda se le llama “Whisky”. Jameson, Tullamore Dew y Bushmills, son los whiskies más reconocidos en el mercado irlandés.

Escocia

El Whiskey escocés es quizás el más querido y deseado por todos en el mundo. Con una concentración de menos de 94% volumen, se añeja en las barricas por el menos tres años. Este whiskey escocés tiene la particularidad de que sólo se le puede agregar agua o caramelo colorante.

Con el paso del tiempo, esta bebida comenzó a ser parte fuerte de la cultura escocesa, siendo Campbeltown, Islay, Highland, Islay, Lowland y Speyside las regiones donde la producción es mayor.

Dentro de esa abundante producción, los whiskies escoceses que destacan son Johnnie Walker, Glenfiddich, Highland Park, Glenmorangie, Ballantines y The Macallan.

Estados Unidos

Originado en el condado de Bourbon, en el estado de Kentucky, el Bourbon Whiskey es la carta de presentación en este ámbito de los Estados Unidos de Norteamérica.

Este exclusivo whiskey de EEUU se caracteriza por ser aromático y con un sabor acaramelado. Se diferencia principalmente de los otros porque en su elaboración lleva maíz, lo que le da ese peculiar sabor que tanto gusta en la cultura americana. Además, se elabora en barricas de roble americano que no se utilizan nuevamente para el proceso.

Jack Daniels, Maker´s Mark, Jim Beam, Knob Creek y Woodford Reserve, son los wiskhies americanos con más popularidad.

Japón

Al principio era prácticamente una imitación del whiskey escocés, sin embargo, paulatinamente Japón empezó a crecer y mejorar en su producción de “agua de vida” a tal punto, de que hoy cuenta con una reputación más que validada en el mercado de los whiskies.

Hoy tienen un estilo propio. Se diferencian con el escocés en que elaboran varios single malt, utilizan fuentes de agua más puras, la cebada que utilizan es de origen escocés (en Escocia se usa la de origen europeo) y la utilización del bambú para filtrar en algunas destilerías.

El crecimiento y expansión del whiskey japonés se certificó en 2018 cuando el Hakushu 25 años de la destilería Suntory, recibió el premio a Mejor Whisky del Mundo.

La Hibiky, The Chita Suntory y Yamazaki, también forman parte de las marcas más populares de whisky japonés.

España

El whiskey español es otro que ha ganado más espacio con el tiempo. Hoy tienen uno con nombre propio y es DYC. Caracterizado por tener 8 años de añejamiento en barriles de roble americano, es una bebida que destaca por su suavidad al paladar.

Pero además de DYC, en el mercado español figuran marcas como Whisky Embrujo, 1818 Gold Whisky, Doble V y Sack Man.